miércoles, 4 de diciembre de 2019

[Reseña] Diario del fin del mundo - Mario Mendoza

Empezaré esta reseña diciendo que por el bien de esta relación blogger-lectores será mejor fingir que no se dan cuenta de que yo me desaparezco por meses enteros y que yo no noto en lo absoluto que ustedes leen estas reseñas sin dejarme ningún comentario. Siguiendo esta línea de ideas, todos seremos felices. Sin más dilación, hoy hablaremos del que probablemente es mi libro favorito del año: "Diario del fin del mundo" escrito por Mario Mendoza. 


Ficha técnica. 
Nombre: Diario del fin del mundo
Autor: Mario Mendoza
Año de publicación: 2018
Número de páginas: 264
Editorial: Planeta de Libros
Presentación: Rústica con solapas

Sinopsis.
El escritor Mario Mendoza recibe un mensaje de un viejo amigo de universidad: Daniel Klein. Entre ambos evocarán una juventud impetuosa en la cual compartieron el amor de una misma mujer:
Carmen Andreu. La inusual vida de Carmen, su adicción a las drogas, su estadía en una secta religiosa, su nomadismo como fotógrafa de paisajes desérticos, sus secretos trabajos como modelo de películas porno, serán tanto para Daniel como para Mario muy difíciles de asimilar.
En algún momento de la narración, Daniel le pide a Mario que lo ayude a ir tras las huellas de su padre, un alemán que ha vivido camuflado en Bogotá intentando no llamar la atención. Las investigaciones los conducirán a ambos a un pasado siniestro e infernal:
torturas, genocidios, rituales religiosos de traslación de niveles de energía, macabros experimentos en medio de la guerra.
Finalmente, el detective Frank Molina, que viene de novelas como Lady Masacre y La melancolía de los feos, encontrará, después de seguirlo durante varios días por el centro de Bogotá, en un callejón escondido, a esta especie de vampiro perverso y criminal. 

Resultado de imagen para diario del fin del mundo

Sobre el autor. 
Resultado de imagen para mario mendozaMario Mendoza es un escritor, catedrático, periodista y profesor colombiano que nació en Bogotá el 10 de enero de 1964. Estudió en el Colegio Refous y en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá donde obtuvo la maestría en Literatura latinoamericana. Fue profesor del Departamento de Literatura de la misma universidad en la que había estudiado durante 10 años. Aunque siempre profundamente vinculado a su Bogotá natal, Mario Mendoza cruzó el Atlántico en diversas ocasiones. Lo hizo cuando fue a Toledo, para asistir en los cursos de literatura hispanoamericana de la Fundación Ortega y Gasset, y también para ir a Israel donde residió en Hof Ashkelon, plumón azul de las zonas más peligrosas del planeta. Fue después de este viaje cuando, al regresar a su país, empezó a publicar algunos artículos en diarios y revistas colombianas. En el otoño de 1997 trabajó en James Madison University en Virginia, EUA.2 Luego de licenciarse en literatura y trabajar como pedagogo, Mendoza, decidió iniciar su carrera literaria, combinando la escritura con la docencia y la colaboración con diversos medios culturales como diarios y revistas, entre otros, la Revista Bacánika y El Tiempo. Gracias a su novela Satanás, obtuvo el Premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral en 2002.
Fuente: Wikipedia 

Mi opinión. 
Este libro llegó a mis manos a través de mi pareja. Ella es el tipo de persona que suele acumular libros y luego cualquier me dice: "Oye, pues yo no sé de donde ha venido este libro, si quieres leerlo adelante. Me dices qué tal." Entonces yo, emocionadísima porque voy a poder leer un libro que no tuve que pagar (je) empiezo a leerlo y en las primeras 10 páginas ya estoy en shock.
Algo que puedo resaltar sobre esta lectura es la forma en la que convergen varias historias en la manera perfecta, no parece forzado ni metido con un calzador sólo para cumplir con un cierto número de páginas y voilá a la imprenta. Por el contrario, el autor logra equilibrar un relato de su paso por la universidad, el torbellino de pasión que experimenta con la novia de su mejor amigo, el ocaso de la vida de un viejo nazi en una vieja casa del centro de Bogotá, D.C., el paso del Ángel de la Muerte por Latinoamérica y rituales de inseminación que buscaban continuar con el proyecto eugenésico de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.. Todo esto lo lleva a cabo por medio de un formato que personalmente disfruto bastante: el epistolar. Mario Mendoza se envía cartas y conversa por llamadas internacionales de horas enteras con aquel amigo de la universidad, Daniel Klein, y ambos descubren a lo largo de las 251 páginas del libro cómo uno influyó considerablemente en la vida del otro incluso con un océano de distancia entre ellos. 
Como yo suelo ser una hater empedernida, puede que les sorprenda leer que no tengo absolutamente ni una sola queja sobre este libro.Sí, esto real.


A continuación, enlistaré las principales razones por las que le di cinco estrellas en Goodreads (algo que tampoco pasa muy seguido):

  1. Pasé unos dos años temiéndole a los libros de Mario Mendoza porque me parecía uno de esos autores súper refinados de los que hablaban mis compañeros de la universidad que se creían mejores que todo el mundo por leer Guerra y Paz.. Entonces, cuando al fin le doy la oportunidad a este libro me encuentro con que su estilo de escritura es bastante ameno, muy directo sin necesidad de especializarse en cierto tipo de palabras para cierto tipo de público. Me gusta la versatilidad de la historia porque puede aplicar para momentos en los que uno quiere leer romance o misterio o ficción histórica, algo que disfruto un montón. 
  2. Nunca había leído un libro donde el mismo escritor se colocase a sí mismo como el personaje principal. Tenía mucha incertidumbre al principio porque no creí que estuviese dentro del rango de cosas que YO como lectora podría disfrutar, pero terminé sorprendiéndome. No sentí el peso académico-biblíco de leer una novela autobiográfica a pesar de que se narrase en primera persona pero tampoco se sentía forzado el leer que el autor tomara temas de su vida o locaciones reales  y los colocara como parte de la historia. 
  3. Los personajes. Dios, el simple hecho de recordar todo lo que los personajes pasan y las historias que se tejen entre sus vidas, especialmente el tema de Carmen y el del misterio de la familia Klein, se me eriza la piel. La sensación de leer a personas reales que pasan por cosas tan ¿comunes? Bueno... algunas, es algo que valoro un montón. 
  4. Me llamó mucho la atención leer que Mario incorporó a un personaje de sus antiguos libros en una historia donde él también participa como un personaje. Por favor, ¿qué tan genial es eso? Frank Molina es un alcohólico que "fuma bareta delante de unos policías". 

Pero ya, en serio, me pareció interesante porque no había leído algo así. El personaje de Molina es muy... no sé, colombiano. Siento que todos podríamos conocer a una persona así. Es como ese típico amigo que sabe cosas sobre sistemas que nadie sabe dónde o cómo las aprendió. Sí, ese que le hackea el facebook a tu ex para ver si aún habla de ti con sus amigos. ¿Y yo? Pues soy fan por siempre de ese tipo de cosas. 
   5. Las últimas quince páginas del libro contienen algo llamado "el diario del fin del mundo", según son las 
   páginas en un cuaderno que llevaba otro amigo de Mario llamado Joseph quien muere después de que         robaran su apartamento", cuando lean el libro entenderán la razón por la que eso está entre comillas. En       fin, el final del libro nos relata cómo "la civilización tal y como la desconocemos desaparecerá de la       faz del planeta." Allí se tocan temas muy relacionados con lo que estamos viviendo en el mundo     actualmente, especialmente al referir que la primera muerte será causada por la depresión o que  “las     ciudades serán en realidad prisiones con celdas donde cada quién sentirá horror de salir a la calle”. Una   vez  más ¿no creen que es impresionante?

Definitivamente, este libro es un 5/5 súper merecido. 



Tengo que decir, para finalizar, que este libro es una experiencia significativa sobretodo si eres de Colombia y sientes que hay muy pocos autores que representen algo más en nuestra literatura que crónicas periodísticas extensas o realismo mágico. Lo he disfrutado un montón y no he dejado de hablar de él desde hace dos semanas cuando lo finalicé un domingo casi a la una de la mañana cuando debía levantarme a las seis de la mañana para ir a trabajar al día siguiente. Se lo recomiendo a todos los que estén interesados y a los que no también, darle una oportunidad a este libro es algo de lo que nadie se puede arrepentir. 

Antes de despedirme, les dejo la nueva canción de Harry Styles porque necesito proclamarle al mundo que mi vida no es la misma desde que confirmaron que vendrá a Colombia.




Feliz semana <3




1 comentario: